Buscador de contenidos. Escribe en la barra la palabra o tema que buscas.

1 de agosto de 2011

Cómo desconectar del trabajo y descansar

Comenzamos agosto, el mes de las vacaciones por excelencia en España. Las vacaciones son para descansar y disfrutar, pero si no sabemos desconectar pueden ser más angustiosas que el trabajo en sí mismo, el continuar dándole vueltas a las cosas y repasando asuntos mentalmente nos impedirá descansar como es debido, esto afectará a nuestro descanso y vida personal directamente y a nuestro estado de humor de forma constante. Pero desconectar es posible, aunque se trata de un hábito adquirido más que de un acto espontáneo y automático.



Ojalá el trabajo fuese como un software al que cuando comienza la jornada le pudiésemos hacer clic en iniciar sesión y al marcharnos le hiciésemos clic en desconectar. Lamentablemente esto no sucede pero existen formulas para desconectar, tanto al finalizar cada día como en periodos vacacionales, lo que sucede es que no se trata de una acción mecánica como el clic en desconectar, mas bien se trata de un hábito adquirido y para adquirirlo como cualquier otro habito, debemos de ser constantes.
En los cursos que impartimos en El método CLAVE® enseñamos a los alumnos un sistema fácil de recordar, sencillo de ejecutar y efectivo para desconectar. Aunque en los cursos esta parte tiene dos vertientes que son la desconexión como ejecutante (cuando la ejecución del trabajo es física y depende de nuestra presencia para realizarse) y la desconexión como pensante (cuando la ejecución esta más vinculada a la dirección y responsabilidad final del resultado y no a la ejecución en sí) aquí sólo expondré la parte común y de forma simplificada para que sea útil a todos y no se extienda demasiado. Enseguida explico cómo funcionan pero antes debemos recordar una serie de realidades comunes a todos los mortales: Tener todos los frentes abiertos a la vez sólo sirve para sentirse agobiado y ver que por mucho que se hace siempre queda más por hacer, nadie puede estar en varios sitios al mismo tiempo pero si puede “estar en ninguno siempre” por querer estar en todos.
Con esto claro podemos ver el sistema que, quiero recordar que se trata de un hábito, por lo tanto no podemos verlo como que lo hacemos según acabamos de leer este artículo y mañana nuestra vida ha cambiado. Debemos coger el hábito de hacerlo de forma habitual y constante, se tarda poco en iniciarlo y no ocupa apenas tiempo mantenerlo. Este sistema que llamamos CAE esta vinculado a la autoorganización de asuntos y consta de tres pasos: Clasificar, Anotar y Elegir. (CAE)

  1. CLASIFICAR. Haremos una lista con cuatro apartados.
    • El primero será URGENTE+IMPORTANTE (U+I), este apartado sólo será para los asuntos que son urgentes e importantes, asuntos que por su naturaleza, origen o destino tienen prioridad absoluta y son vitales para nuestro trabajo o negocio. Haremos un esfuerzo por ser muy objetivos con los asuntos que incluimos, ya que la tendencia natural será “todo es urgente e importante” al igual que siempre todo “es para ayer”, si esto fuese así el problema sería otro y lo que deberíamos de tratar serían los focos del problema en lugar de los síntomas.
    • El segundo será URGENTE (U), este apartado sólo será para asuntos urgentes de verdad. Debemos tener en cuenta que pueden existir asuntos de escasa importancia que sin embargo son urgentes de realizar cuanto antes.
    • El tercero será IMPORTANTE (I), este apartado es para asuntos importantes exclusivamente, ya que como al igual que no todo lo urgente es importante, tampoco todo lo importante es urgente.
    • El cuarto será CORRIENTE (C) y estará destinado a asuntos que ni son urgentes ni son importantes, pero también deben hacerse.
  2. ANOTAR. Una vez realizados estos cuatro apartados (en nuestro ordenador, una pda o un simple folio) procederemos a coger los asuntos uno a uno y escribirlos en la parte que corresponda según su clasificación. Debemos anotar el asunto a modo de enunciado y no añadir demasiados datos para que no se convierta en un “ladrón de tiempo”.
La creencia habitual es que el comportamiento y actitud nacen de un estado de ánimo que los genera, pero según consta en investigaciones recientes, esa relación (que si que existe) es también una carretera de doble sentido. Es decir, si nos sentimos agobiados actuaremos como personas agobiadas, pero tal y como demuestran esas investigaciones, cuando actuamos como si estuviésemos agobiados acabaremos sintiéndonos agobiados. La acción se deriva del ánimo pero la acción en sí misma influye en el ánimo por canales asociativos. Por eso el simple hecho de clasificar los asuntos y anotarlos es una acción física que genera una sensación anímica de tener el asunto bajo control. Esta sensación de tener el asunto controlado hace que la mente sólo acuda en busca del asunto cuando sea requerido y no a cada momento, que el pensamiento acuda voluntariamente a un asunto ayudará a desconectar la mente del asunto. No se trata de desentenderse sino de dominarlo, ya que cuando se requiera se retomará el asunto pero así evitaremos que se dispare por su cuenta a cada momento.
  1. ELEGIR. Ahora sólo se trata de elegir el asunto en función de la clasificación y los detalles anotados, trabajar sobre él en la medida que veamos necesaria y cerrarlo. Volviendo al símil del software es la diferencia entre tener todos los programas, carpetas y documentos abiertos o sólo abrir aquel que estamos usando y cerrar al final. Al igual que sucede con el ordenador, nuestro “procesador mental” también será mucho más eficiente así.
El no poder “desconectar” suele estar ligado a dos motivos principales, el no saber delegar en otros y el sentirse desbordado, éste último es el que hemos tratado aquí brevemente. En los cursos de El método CLAVE® enseñamos sistemas útiles, prácticos y sencillos de aplicar. Como ya he comentado se trata de un hábito y no de un acto mecánico, haciendo esto de forma habitual mejorará nuestro rendimiento y podremos desconectar y disfrutar de la vida al salir del trabajo.
Personalmente creo que “existe la vida después del trabajo” y merece la pena aprender a vivirla.
Analista de Estrategia Mercantil
Gestor de Marketing
Twitter: @DCarrascosaMend     LinkedIN


Suscríbete para recibir las nuevas publicaciones por mail.